El primer perro del mundo diagnosticado con el nuevo coronavirus murió este lunes en Hong Kong, informa South China Morning Post. Se trata del pomerania, de 17 años, que pertenecía a una paciente recuperada de covid-19.

Un portavoz del Departamento de Agricultura, Pesca y Conservación de la ciudad anunció que la dueña informó al organismo que su mascota había fallecido el 16 de marzo, pero «dijo que no estaba dispuesta a permitir una autopsia para examinar la causa de la muerte».

La mujer, de 60 años, fue hospitalizada el 25 de febrero. Se recuperó y regresó a su casa el 8 de marzo. El can había estado bajo cuarentena obligatoria en una instalación gubernamental desde el 26 de febrero y regresó a su casa el sábado pasado.

Al animal se le hicieron las pruebas para el coronavirus en varias ocasiones durante su cuarentena. Un total de cinco pruebas de sus muestras nasales y orales dieron resultados «positivos débiles» para el virus, según el medio.

Sin embargo, las pruebas, llevadas a cabo el 12 y 13 de marzo, demostraron que las muestras del perro eran negativas. Fue cuando el AFDC le permitió salir del centro y regresar a casa.

Aunque este caso de un perro infectado en Hong Kong ha sido registrado por los médicos, la Organización Mundial de la Salud (OMS) señala que hasta la fecha no hay pruebas contundentes de que un perro, un gato o cualquier mascota pueda transmitir la enfermedad.

Compártelo en:

Entradas recomendadas