Los hechos se presentaron en Indiana, Estados Unidos, cuando un menor de edad se preparaba para el desayuno, confundiendo un tazón donde se encontraba la droga, toda vez que el menor había imaginado que se trataba de su cereal.

Tras investigaciones por parte de autoridades de este país, señalaron que el menor tenía hambre y comenzó a ingerir lo que pensaba que era cereal, pero no fue así, ya que lo que se encontraba en el tazón era la droga.

Una vez que se le practicara la autopsia, se revelo que el niño había consumido 180 veces el límite letal.

Por ahora, Curtis Collman, el padre, está acusado de la muerte de su hijo de ocho años, tras ser culpable y darse cuenta de lo que había pasado, hablo a uno de sus amigos, para auxiliarlo, una vez estando su amigo quiso pedir ayuda médica, quien fue amenazado con pistola en mano por parte del papá del menor, seguido de esto, el menor fue trasladado a la casa de sus abuelos, donde seguía amenazado si hablaba a las autoridades, mientras el menor de edad seguía convulsionando y sufriendo de ataques.

Posteriormente Curtis Collman, el padre del menor huyo, aprovechando el momento para trasladar al menor a un centro médico, pero lamentablemente el niño ya no contaba con signos vitales.

El papá del menor, no es la primera vez que es detenido, mismo que ha tenido antecedentes penales por tráfico de drogas, mala conducta y delitos de tráfico.

Ante este lamentable hecho presentado, se hace un llamado a la ciudadanía, teniendo como reflexión en no dejar medicamentos al alcance de los niños, para evitar algún accidente como este.

Líder/Redacción

Compártelo en:

Entradas recomendadas